top of page
Buscar
  • Foto del escritorDiócesis de Celaya

EVANGELIO Y COMENTARIO

IV DOMINGO DE PASCUA El buen pastor


PRIMERA LECTURA

Sólo Jesús puede salvarnos.

Del libro los Hechos de los Apóstoles 4, 8-12


En aquellos días, Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: "Jefes del pueblo y ancianos: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, para saber cómo fue curado, sépanlo ustedes y sépalo todo el pueblo de Israel: este hombre ha quedado sano en el nombre de Jesús de Nazaret, a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos. Este mismo Jesús es la piedra que ustedes, los constructores, han desechado y que ahora es la piedra angular. Ningún otro puede salvarnos, pues en la tierra no existe ninguna otra persona a quien Dios haya constituido como salvador nuestro".


Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL del salmo 117, 1 y 8-9. 21-23. 26 y 28cd y 29


R. La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Aleluya.


Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. Más vale refugiarse en el Señor, que poner en los hombres la confianza; más vale refugiarse en el Señor, que buscar con los fuertes una alianza R.   

Te doy gracias, Señor, pues me escuchaste y fuiste para mí la salvación. La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor, es un milagro patente R.


Bendito el que viene en nombre del Señor. Que Dios desde su templo nos bendiga. Tú eres mi Dios, y te doy gracias. Tú eres mi Dios, y yo te alabo. Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. R.


SEGUNDA LECTURA 

Veremos a Dios tal cual es.

De la primera carta del apóstol san Juan 3, 1-2


Queridos hijos: Miren cuánto amor nos ha tenido el Padre, pues no sólo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos. Si el mundo no nos reconoce, es porque tampoco lo ha reconocido a él. Hermanos míos, ahora somos hijos de Dios, pero aún no se ha manifestado cómo seremos al fin. Y ya sabemos que, cuando él se manifieste, vamos a ser semejantes a él, porque lo veremos tal cual es.

Palabra de Dios.


ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 24, 32


R. Aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor, dice el Señor; yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí.

R. Aleluya, aleluya.


EVANGELIO

El buen pastor da la vida por sus ovejas.

Del santo Evangelio según san Juan 10, 11-18


En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: "Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.


Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor. El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar.


Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo también para volverla a tomar. Este es el mandato que he recibido de mi Padre".


Palabra del Señor.


COMENTARIO ( AUDIO Y TEXTO)




“Yo soy el buen Pastor”. Así se autodefine Jesús y son muchos los gestos, palabras y obras que lo acreditan como tal: consoló a los tristes, curó a los lastimados por el pecado, levantó al paralítico, resucitó muertos, etc. Pero, después de la resurrección, esta imagen se vuelve más contundente en Jesús. Si con la muerte en Cruz, los discípulos entraron en profundas confusiones y, de alguna manera, se empezaron a dispersar, ahora, resucitado, como buen pastor, los reúne, los fortalece y los reafirma en el camino, los lleva a los pastos seguros.


La imagen del buen pastor recoge una rica cultura y tradición. Por una parte, hace referencia a los pastores nómadas que, durante meses, pasaban días y noches al pie del rebaño. Por eso, tenían una identificación mutua con las ovejas. La imagen fue aplicada también a personajes como Moisés, quien, de la mano de Dios, condujo al pueblo hacia la tierra prometida. Igual era una imagen que se aplicaba al mismo Dios, como reza en el Salmo 23: “El Señor es mi pastor, nada me faltará. En verdes pastos me hace reposar”.


Hoy el evangelio nos presenta, especialmente, dos razones por la cuales Jesús es el buen pastor: Una, el buen pastor da la vida por las ovejas. “Yo doy la vida por mis ovejas… El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo para volverla a tomar” (Jn. 10, 17-18). Esta peculiaridad, que ya tomaba sentido en la vida pública de Jesús, llega a su plenitud en su muerte y resurrección. Nos muestra que es capaz de bajar a las sombras de nuestra muerte, para conducirnos, desde ahí, hacia la vida. Le da sentido a nuestra existencia cotidiana y, a la vez, nos proyecta a la vida que no se acaba.   


Por eso, para los antiguos cristianos era común que en los sarcófagos se pusiera la imagen de Cristo, buen pastor. Él tiene el poder y la voluntad para hacer recobrar la vida. “Él mismo ha recorrido este camino, ha bajado al reino de la muerte, la ha vencido y ha vuelto para acompañarnos ahora y darnos la certeza de que, con Él, se encuentra siempre un paso abierto” (Benedicto XVI, Salvados en la esperanza, 6).


La otra razón es: “Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre”. Las ovejas lo siguen porque lo conocen. Esta relación estrecha, entre ovejas y pastor, parte de algo esencial: la confianza absoluta y una profunda intimidad, que nace de la convivencia, del estar juntos en cada momento y, así, juntos han vivido de todo. El conocimiento y la intimidad que hay entre el pastor y las ovejas es similar a la que hay entre Jesús y el Padre: “conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre”. Se trata de una relación de amor que une sustancialmente al Padre y al Hijo.


En eso consiste el camino de la fe: permitirle a Jesús caminar con nosotros. De hecho, el vínculo del creyente con Cristo crece en la medida que le permitimos entrar en la dinámica de nuestra vida y familiarizarnos con su voz. De su parte, sí da todos los días su vida por nosotros y sí nos conoce. Pero la parábola expresa también una correspondencia del rebaño. Esa relación de íntimo amor y absoluta confianza implica un hábito, un trato continuo, una familiaridad con su palabra.


Cristo es el buen pastor, no sólo por garantizarnos dar el paso más difícil, el del sepulcro, sino también, por ser parte de la vida cotidiana. Nos enseña Benedicto XVI: El buen pastor, “expresaba generalmente el sueño de una vida serena y sencilla, de la cual tenía nostalgia la gente inmersa en la confusión de la ciudad” (ibidem). En ese sentido, Cristo, buen pastor, es algo propicio para el hombre de hoy, que vive inmerso a un ritmo de vida nada fácil, a veces creyendo lograrlo todo, pero, a la vez, viviendo con el peso de una infinitud de confusiones, miedos y desesperanzas.


Jesús no espera los momentos de aprieto para dar la vida, también ofrece serenidad y fortaleza en el día a día.

Pbro. Carlos Sandoval Rangel

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, DOMINGO DE PENTECOSTÉS, Que el Espíritu Santo nos haga resurgir PRIMERA LECTURA Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar. Del libro los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR PRIMERA LECTURA Se fue elevando a la vista de sus apóstoles. Del libro los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de tod

EVANGELIO Y COMENTARIO

VI DOMINGO DE PASCUA No les llamo siervos, sino amigos PRIMERA LECTURA El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paganos. Del libro los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-4

Comments


bottom of page