top of page
Buscar
  • Foto del escritorDiócesis de Celaya

EVANGELIO Y COMENTARIO

Domingo XX del Tiempo Ordinario La fe dignifica, integra


PRIMERA LECTURA


Conduciré a los extranjeros a mi monte santo.


Del libro del profeta Isaías 56, 1. 6-7


Esto dice el Señor: "Velen por los derechos de los demás, practiquen la justicia, porque mi salvación está a punto de llegar y mi justicia a punto de manifestarse. A los extranjeros que se han adherido al Señor para servirlo, amarlo y darle culto, a los que guardan el sábado sin profanarlo y se mantienen fieles a mi alianza, los conduciré a mi monte santo y los llenaré de alegría en mi casa de oración. Sus holocaustos y sacrificios serán gratos en mi altar, porque mi templo será la casa de oración para todos los pueblos".


Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL del salmo 66, 2-3. 5. 6 y 8


R. Que te alaben, Señor, todos los pueblos.


Ten piedad de nosotros y bendícenos; vuelve, Señor, tus ojos a nosotros. Que conozca la tierra tu bondad y los pueblos tu obra salvadora. R.


Las naciones con júbilo te canten, porque juzgas al mundo con justicia; con equidad tú juzgas a los pueblos y riges en la tierra a las naciones. R.


Que te alaben, Señor, todos los pueblos, que los pueblos te aclamen todos juntos. Que nos bendiga Dios y que le rinda honor el mundo entero. R.


SEGUNDA LECTURA

Dios no se arrepiente de sus dones ni de su elección.


De la carta del apóstol san Pablo a los romanos 11, 13-15. 29-32


Hermanos: Tengo algo que decirles a ustedes, los que no son judíos, y trato de desempeñar lo mejor posible este ministerio. Pero esto lo hago también para ver si provoco los celos de los de mi raza y logro salvar a algunos de ellos. Pues, si su rechazo ha sido reconciliación para el mundo, ¿Qué no será su reintegración, sino resurrección de entre los muertos? Porque Dios no se arrepiente de sus dones ni de su elección.

Así como ustedes antes eran rebeldes contra Dios y ahora han alcanzado su misericordia con ocasión de la rebeldía de los judíos, en la misma forma, los judíos, que ahora son los rebeldes y que fueron la ocasión de que ustedes alcanzaran la misericordia de Dios, también ellos la alcanzarán. En efecto, Dios ha permitido que todos cayéramos en la rebeldía, para manifestarnos a todos su misericordia.


Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mt 4, 23


R. Aleluya, aleluya.

Jesús predicaba el Evangelio del Reino y curaba las enfermedades y dolencias del pueblo.

R. Aleluya.


EVANGELIO


Mujer, ¡qué grande es tu fe!

Del santo Evangelio según san Mateo 15, 21-28


En aquel tiempo, Jesús se retiró a la comarca de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea le salió al encuentro y se puso a gritar: "Señor, hijo de David, ten compasión de mí. Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio". Jesús no le contestó una sola palabra; pero los discípulos se acercaron y le rogaban: "Atiéndela, porque viene gritando detrás de nosotros". Él les contestó: "Yo no he sido enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel".


Ella se acercó entonces a Jesús, y postrada ante él, le dijo: "¡Señor, ayúdame!" Él le respondió: "No está bien quitarles el pan a los hijos para echárselo a los perritos". Pero ella replicó: "Es cierto, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos". Entonces Jesús le respondió: "Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas". Y en aquel mismo instante quedó curada su hija.



Palabra del Señor.



COMENTARIO (AUDIO Y TEXTO)




No a la exclusión, no a la discriminación, no a la indiferencia. Las lecturas de este domingo tocan un tema común: atender e integrar a los extranjeros. En el Antiguo y Nuevo Testamento, éstos representan uno de los sectores más vulnerables y despreciados de la humanidad.


El profeta Isaías, en nombre de Dios, habla al pueblo: “Velen por los derechos de los demás, practiquen la justicia…”. Pero de esto deben ser también beneficiados los extranjeros (Is. 56, 6-7). El salmo 66, por su parte, proclama el deseo de que todos los pueblos sean partícipes de la bondad de Dios. San Pablo escribe a los romanos y alaba la sensatez de los que antes eran considerados rebeldes, pero, ahora, el camino de la fe les permite una vida nueva; más aún: “Dios ha permitido que todos cayéramos en la rebeldía, para manifestarnos a todos su misericordia” (Rom. 11, 32). Y, como siempre, la cumbre es Cristo, el cual, en el evangelio, alaba la fe de una persona con connotaciones comúnmente discriminatorias: mujer, extranjera y perteneciente a un pueblo que practica otra religión.


Una de las novedades en los slogans políticos y sociales del tiempo actual es el tema de la inclusión, que desde luego es algo a trabajar con firmeza. Mas lo que acá apenas es novedad, para la fe es toda una tradición.


El deseo divino de reconocernos a todos y que, a la vez, nos reconozcamos unos a otros, tiene un fundamento especial: “Todos los hombres, dotados de alma racional y creados a imagen de Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen… (por lo que) toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por los motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión, debe ser vencida” (G. S. 29).

Para vencer el mal de la discriminación, por el motivo que sea, Dios nos regaló el mandamiento del amor. El cual, como decía el filósofo Karol Wojtyla, consiste en ejercer la capacidad de compartir la riqueza del propio ser, con los cercanos y con los que no lo son. En palabras del Papa Francisco, es aprender a ser prójimo sin fronteras. Jesús no nos invita a preguntarnos quiénes son los que están cerca de nosotros para poder amarlos, sino que nos invita a volvernos cercanos de los que nos necesiten, a hacernos prójimos sin importar si son parte o no del propio círculo de pertenencia (F. T. 80.81).


Dios nos capacitó para que, desde la intimidad de cada corazón, el amor cree vínculos y amplíe la existencia cuando saca a cada persona de sí misma y la abre hacía el otro (cfr. Tomás De Aquino; Karol Wojtyla).


Pero la atención al extranjero y, en general, al marginado, no consiste sólo en aumentar los programas asistencialistas, sino en integrar y ayudar al otro a que crezca y a que sea verdaderamente parte de nosotros. Así, el evangelio nos pone en claro el contenido de una verdadera inclusión, al grado de superar las divisiones en sus expresiones de racismos, discriminación o, como dice el Papa Francisco, la exclusión. Aquella mujer no sólo tenía la adversidad de ser mujer, sino también de ser extranjera y, en consecuencia, profesar una fe diferente. Pero el camino de Cristo fue hacerla crecer, al grado que gana una alabanza del mismo Jesús. La exclusión social no se supera solo con reconocimientos legales, ni con dádivas asistencialistas, sino dignificando las condiciones y las oportunidades.


Mientras el evangelio promueve la unidad y la inclusión, desde los albores de la post modernidad y hasta neutros días, cada vez surgen nuevas ideologías que sectorizan la humanidad. La fe, como el proyecto de humanización más profundo y seguro, nos hace vivir de Dios, pero también a crecer como personas y a reconocer al otro, por encima de sus condiciones. Atención: hay marginados también en los centros de las ciudades y en el seno de nuestras familias.


Como hijos de Dios, no podemos dejar de reconocer y promover la grandeza del hombre, hecho a imagen de Dios, lo cual le confiere una dignidad eminente (Cfr. Juan Pablo II. Mensaje a las Naciones Unidas 1984). El valor del ser humano es tan alto, que Cristo para enaltecerlo, entregó su vida por cada uno.


Pbro. Carlos Sandoval Rangel

40 visualizaciones1 comentario

Entradas recientes

Ver todo

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, DOMINGO DE PENTECOSTÉS, Que el Espíritu Santo nos haga resurgir PRIMERA LECTURA Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar. Del libro los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR PRIMERA LECTURA Se fue elevando a la vista de sus apóstoles. Del libro los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de tod

EVANGELIO Y COMENTARIO

VI DOMINGO DE PASCUA No les llamo siervos, sino amigos PRIMERA LECTURA El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paganos. Del libro los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-4

1件のコメント


Omar F
Omar F
2023年8月20日

💕

いいね!
bottom of page