top of page
Buscar
  • Foto del escritorDiócesis de Celaya

EVANGELIO Y COMENTARIO

III DOMINGO DE PASCUA Reconocieron a Jesús al partir el pan


PRIMERA LECTURA

Ustedes dieron muerte al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos.

Del libro los Hechos de los Apóstoles 3. 13-15. 17-19


En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: "El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, a quien ustedes entregaron a Pilato, y a quien rechazaron en su presencia, cuando él ya había decidido ponerlo en libertad. Rechazaron al santo, al justo, y pidieron el indulto de un asesino; han dado muerte al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos y de ello nosotros somos testigos.


Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes han obrado por ignorancia, de la misma manera que sus jefes; pero Dios cumplió así lo que había predicho por boca de los profetas: que su Mesías tenía que padecer. Por lo tanto, arrepiéntanse y conviértanse para que se les perdonen sus pecados".

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL del salmo 4, 2. 4. 7, 9


R. En ti, Señor, confío. Aleluya.

Tú que conoces lo justo de mi causa, Señor, responde a mi clamor. Tú que me has sacado con bien de mis angustias, apiádate y escucha mi oración. R.   

Admirable en bondad ha sido el Señor para conmigo, y siempre que lo invoco me ha escuchado; por eso en él confío. R.


En paz, Señor, me acuesto y duermo en paz, pues sólo tú, Señor, eres mi tranquilidad. R.


SEGUNDA LECTURA 

Cristo es la víctima de propiciación por nuestros pecados y por los del mundo entero.

De la primera carta del apóstol san Juan 2, 1-5a


Hijitos míos: Les escribo esto para que no pequen. Pero, si alguien peca, tenemos como intercesor ante el Padre, a Jesucristo, el justo. Porque él se ofreció como víctima de expiación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino por los del mundo entero.


En esto tenemos una prueba de que conocemos a Dios: en que cumplimos sus mandamientos. Quien dice: "Yo lo conozco", pero no cumple sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado a su plenitud, y precisamente en esto conocemos que estamos unidos a él.

Palabra de Dios.


ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 24, 32


R. Aleluya, aleluya.

Señor Jesús, haz que comprendamos la Sagrada Escritura.

Enciende nuestro corazón mientras nos hablas.

R. Aleluya, aleluya.


EVANGELIO

Está escrito que Cristo tenía que padecer y tenía que resucitar de entre los muertos al tercer día.

Del santo Evangelio según san Lucas 24, 35-48


Cuando los dos discípulos regresaron de Emaús y llegaron al sitio donde estaban reunidos los apóstoles, les contaron lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.


Mientras hablaban de esas cosas, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Ellos, desconcertados y llenos de temor, creían ver un fantasma. Pero él les dijo: "No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona. Tóquenme y convénzanse: un fantasma no tiene ni carne ni huesos, como ven que tengo yo". Y les mostró las manos y los pies. Pero como ellos no acababan de creer de pura alegría y seguían atónitos, les dijo: "¿Tienen aquí algo de comer?" Le ofrecieron un trozo de pescado asado; él lo tomó y se puso a comer delante de ellos.


Después les dijo: "Lo que ha sucedido es aquello de que les hablaba yo, cuando aún estaba con ustedes: que tenía que cumplirse todo lo que estaba escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos".


Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras y les dijo: "Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto".


Palabra del Señor.


COMENTARIO ( AUDIO Y TEXTO)




“Cuando los dos discípulos regresaron de Emaús y llegaron al sitio donde estaban reunidos los apóstoles, les contaron lo que les había pasado en el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan” (Lucas, 24,35ss). Jesús resucitado se afana en reafirmar nuestra fe. Pero, para Él, no basta que creamos de manera genérica que está vivo. Quiere que asumamos los matices, los modos, los beneficios y las consecuencias que se desprenden del hecho de su muerte y resurrección. En ese sentido, el evangelio de hoy es sumamente rico.


Regresan los dos discípulos de Emaús para contar a los demás que se les ha aparecido y que lo han reconocido al partir el pan. Y estando todos reunidos se les vuelve a aparecer, les muestra los signos de su identidad, les hace ver que todo lo sucedido es según las Escrituras y termina enviándolos a anunciar a todas las naciones la necesidad de volverse a Dios (Cfr. Lc. 24, 35-38).


Por una parte, la fe en el Resucitado nos llama necesariamente a formar comunidad. Los discípulos de Emaús, una vez que entienden que, efectivamente, Cristo está vivo, de inmediato regresan a anunciar la noticia y a reintegrarse a la comunidad de los apóstoles. Y estando, precisamente, en comunidad, Jesús se vuelve a presentar para reafirmarlos en la fe. Sin esa dimensión eclesial, sin ser parte de la comunidad, la resurrección de Cristo no logra su pleno cometido, pues Dios nos creó bajo un proyecto de familia, de pueblo, por lo que la salvación siempre nos reintegra, mientras que el pecado nos aísla. Por eso, Jesús, nació en familia, formó la comunidad de los apóstoles y, de ellos, constituyó su Iglesia. Anunció que venía por la oveja perdida y que la rama que no permanece unida al árbol se seca.


Otro de los fines esenciales de estas apariciones es reafirmar, como dice Joseph Ratzinger, la identidad y, a la vez, la alteridad de Jesús: es el mismo, pero de modo diverso. “Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona”. Tóquenme y convénzanse”. Pero a la vez, aparece y desaparece.


Y algo especial: el modo predilecto de su presencia será la Eucaristía. Los discípulos de Emaús vienen a contar: “le hemos reconocido al partir el pan”. No se quedó como un signo más, sino vivo y presente en la Eucaristía, en el Pan sagrado, donde humildemente quiso quedarse. Así celebramos su presencia en cada santa misa. Se trata de Él mismo, por eso después dice a los apóstoles: “no teman, soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior?


Cuando la comunidad cree y se reúne, la presencia viva de Jesús en la Eucaristía le da un sustento y significado especial, una dimensión única e inigualable. “En efecto, la Iglesia vive de la Eucaristía” (Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia). “La Iglesia puede celebrar y adorar el misterio de Cristo presente en la Eucaristía precisamente porque el mismo Cristo se ha entregado antes a ella en el sacrificio de la Cruz” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis”).

Y un aspecto más de la presencia viva del Resucitado es ayudar a comprender que se trata del cumplimiento de un proyecto divino: “Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras y les dijo: Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto” (Lc. 24, 48).


Cierra la riqueza de estas apariciones con dos elementos prácticos que concretizan el beneficio de su resurrección. Por una parte, “la necesidad de volverse a Dios y el perdón de los pecados”. Pero, además, una tarea: “ser sus testigos”.


Abrir de verdad el corazón a esta riqueza de la presencia viva de Cristo, junto con la experiencia del perdón y de ser sus testigos, nos aseguran algo fundamental: que la fe, como enseña Benedicto XVI, no se queda en una leyenda o un mito (Misa, 25 de marzo, Parque Bicentenario, Silao, Guanajuato), sino que se convierte en una experiencia que genera vida y vida plena.


¡Señor, ábreme el corazón para entender, de verdad, tu presencia en la Eucaristía y la fuerza de tu Palabra, para creer enteramente que estás vivo!


Pbro. Carlos Sandoval Rangel

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, DOMINGO DE PENTECOSTÉS, Que el Espíritu Santo nos haga resurgir PRIMERA LECTURA Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar. Del libro los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR PRIMERA LECTURA Se fue elevando a la vista de sus apóstoles. Del libro los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de tod

EVANGELIO Y COMENTARIO

VI DOMINGO DE PASCUA No les llamo siervos, sino amigos PRIMERA LECTURA El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paganos. Del libro los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-4

Comments


bottom of page