top of page
Buscar
  • Foto del escritorDiócesis de Celaya

EVANGELIO Y COMENTARIO

EVANGELIO Y COMENTARIO

Domingo XXX del Tiempo Ordinario No a la inequidad que mata PRIMERA LECTURA La explotación de las viudas y los huérfanos enciende la ira de Dios. Del libro del Éxodo 22, 20-26 Esto dice el Señor a su pueblo: "No hagas sufrir ni oprimas al extranjero, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto. No explotes a las viudas ni a los huérfanos, porque si los explotas y ellos claman a mí, ciertamente oiré yo su clamor; mi ira se encenderá, te mataré a espada, tus mujeres quedarán viudas y tus hijos, huérfanos.

Cuando prestes dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portes con él como usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, devuélveselo antes de que se ponga el sol, porque no tiene otra cosa con qué cubrirse; su manto es su único cobertor y si no se lo devuelves, ¿Cómo va a dormir? Cuando él clame a mí, yo lo escucharé, porque soy misericordioso" Palabra de Dios. SALMO RESPONSORIAL del salmo 17, 2-3a. 3bc-4. 47 y 51ab R. Tú, Señor, eres mi refugio. Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza, el Dios que me protege y me libera. R. Tú eres mi refugio, mi salvación, mi escudo, mi castillo.

Cuando invoqué al Señor de mi esperanza, al punto me libró de mi enemigo. R.

Bendito seas, Señor, que me proteges; que tú, mi salvador, seas bendecido. Tú concediste al rey grandes victorias y mostraste tu amor a tu elegido. R. SEGUNDA LECTURA Abandonando los ídolos, ustedes se convirtieron a Dios y viven en la esperanza de que venga desde el cielo Jesucristo, su Hijo. De la carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses 1, 5c-10

Hermanos: Bien saben cómo hemos actuado entre ustedes para su bien. Ustedes, por su parte, se hicieron imitadores nuestros y del Señor, pues en medio de muchas tribulaciones y con la alegría que da el Espíritu Santo, han aceptado la palabra de Dios en tal forma, que han llegado a ser ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya, porque de ustedes partió y se ha difundido la palabra del Señor; y su fe en Dios ha llegado a ser conocida, no sólo en Macedonia y Acaya, sino en todas partes; de tal manera, que nosotros ya no teníamos necesidad de decir nada. Porque ellos mismos cuentan de qué manera tan favorable nos acogieron ustedes y cómo, abandonando los ídolos, se convirtieron al Dios vivo y verdadero para servirlo, esperando que venga desde el cielo su Hijo, Jesús, a quien él resucitó de entre los muertos, y es quien nos libra del castigo venidero. Palabra de Dios. ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn. 14, 23 R. Aleluya, aleluya. El que me ama cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y haremos en él nuestra morada, dice el Señor. R. Aleluya. EVANGELIO Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo. Del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40 En aquel tiempo, habiéndose enterado los fariseos de que Jesús había dejado callados a los saduceos, se acercaron a él. Uno de ellos, que era doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿Cuál es el mandamiento más grande de la ley?". Jesús le respondió: 'Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el más grande y el primero de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se fundan toda la ley y los profetas"


Palabra del Señor.



COMENTARIO (AUDIO Y TEXTO)



“No hagas sufrir ni oprimas al extranjero… no explotes a las viudas ni a los huérfanos, porque si los explotas y ellos claman a mí, ciertamente oiré yo su clamor; mi ira se encenderá…” (Ex. 22, 20ss). Así de clara y contundente es la sentencia de Dios, pero, por desgracia, seguimos generando unas estructuras económicas y sistemas de vida que matan. “Grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas, sin trabajos, ni horizontes, sin salida. Hemos dado inicio a la cultura del descarte” (Francisco, E. G. 53).

Los pobres no merecen ser explotados, ni excluidos, ni, muchos menos, usados como bandera política, económica o religiosa. Para este año, México avanzó 23 posiciones entre los países con más miseria en el mundo. Las mujeres, siendo un factor fundamental para sacar adelante a nuestro país, resulta que sólo dos de cada cien cuentan con más de veinte mil pesos al mes, cantidad mínima para lograr un desarrollo familiar y personal; y la mayoría de las mujeres rayan en la miseria. Parece que en México se ama mucho a los pobres, por eso se generan más y más. Hoy, hasta el campesino, que la está pasando mal, debe pagar impuestos por sus productos del campo y por sus animales, sumado a que los productos básicos para comer están todos los días a la alza, por lo que unos ya no comen frijoles porque no les alcanza.

Hace más de cuarenta años, el documento de Puebla nos hacia un llamado a hacer una opción preferencial por los pobres. No era un llamado a dar sobras o despensas, sino a trabajar por una liberación integral (Cfr. nn. 1134, 1135). Esto, desde luego, nos exige una autocrítica muy seria.

La falta de oportunidades también es una manera de ejercer y generar violencia. Hoy, tenemos el caso de Acapulco, donde nos impacta las destrucciones de edificios y vías de comunicación, pero ¿Quién piensa en los pobres que han quedado sepultados?, y ¿por qué las respuestas de atención están tan desorganizadas?

La soberbia y la autosuficiencia de unos, ajena a una verdadera ética, ha generado los abusos y actos destructivos jamás imaginados. En consecuencia, encontramos sistemas económicos, sociales y políticos que han tiranizado la libertad de la persona, por eso no pueden asegurar la justicia que prometen (Cfr. Benedicto XVI, Caritas in Veritate n. 34).

Ante este mal que mata, hoy Jesús nos recuerda el único remedio: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Y, en consecuencia, “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt. 22, 36-40). Lo único que nos libra de ignorar y lastimar a los otros es ponernos el traje del amor. Nos urge ser reeducados en el amor. Pero no el amor del discurso, ni del sentimiento espontaneo, sino el amor que es iluminado desde la grandeza del ser, como nos lo presenta el evangelio: amar con todo el corazón, con toda el alma y con toda la inteligencia.

La persona que no se atreve a amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con toda la mente, siempre encontrará justificantes para no hacer lo mismo con el prójimo. El cardenal Karol Wojtyla nos enseñó que el amor siempre exige la misma calidad e integridad, sea dirigido a Dios o al prójimo (cfr. Persona y acto).

Amor a Dios y amor al prójimo son inseparables, son un único mandamiento… además, el amor crece a través del amor (cfr. Benedicto XVI, Dios es amor, n 18).

Cuando el ser humano de verdad se da la oportunidad de ser amado por Dios, el amor al prójimo surge como un imperativo, como una exigencia que le dictamina su propio corazón. Es entonces cuando el corazón queda impedido para ignorar, lastimar o cometer injusticias.

¡El amor nos hace existir!


Pbro. Carlos Sandoval Rangel

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, DOMINGO DE PENTECOSTÉS, Que el Espíritu Santo nos haga resurgir PRIMERA LECTURA Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar. Del libro los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR PRIMERA LECTURA Se fue elevando a la vista de sus apóstoles. Del libro los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de tod

EVANGELIO Y COMENTARIO

VI DOMINGO DE PASCUA No les llamo siervos, sino amigos PRIMERA LECTURA El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paganos. Del libro los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-4

Yorumlar


bottom of page