top of page
Buscar
  • Foto del escritorDiócesis de Celaya

EVANGELIO Y COMENTARIO

Actualizado: 29 jul 2023

Domingo XIV del tiempo ordinario, El Señor sana los corazones afligidos.


PRIMERA LECTURA


Mira a tu rey que viene humilde hacia ti.

Del libro del profeta Zacarías 9, 9-10

Esto dice el Señor: "Alégrate sobremanera, hija de Sión; da gritos de júbilo, hija de Jerusalén; mira a tu rey que viene a ti, justo y victorioso, humilde y montado en un burrito.

El hará desaparecer de la tierra de Efraín los carros de guerra y de Jerusalén, los caballos de combate. Romperá el arco del guerrero y anunciará la paz a las naciones.

Su poder se extenderá de mar a mar y desde el gran río hasta los últimos rincones de la tierra". Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL del salmo 144, 1-2. 8-9. 10-11. 13cd-14

R. Acuérdate, Señor, de tu misericordia.


Dios y rey mío, yo te alabaré, bendeciré tu nombre siempre y para siempre. Un día tras otro bendeciré tu nombre y no cesará mi boca de alabarte. R.


El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. Bueno es el Señor para con todos y su amor se extiende a todas sus creaturas. R.


El Señor es siempre fiel a sus palabras, y lleno de bondad en sus acciones. Da su apoyo el Señor al que tropieza y al agobiado alivia. R.


Que te alaben, Señor, todas tus obras, y que todos tus fieles te bendigan. Que proclamen la gloria de tu reino y den a conocer tus maravillas. R.


SEGUNDA LECTURA


Si con la ayuda del Espíritu dan muerte a los bajos deseos del cuerpo, vivirán.

De la carta del apóstol san Pablo a los romanos 8, 9. 11-13

Hermanos: Ustedes no viven conforme al desorden egoísta del hombre, sino conforme al Espíritu, puesto que el Espíritu de Dios habita verdaderamente en ustedes. Quien no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Si el Espíritu del Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos, habita en ustedes, entonces el Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos, también les dará vida a sus cuerpos mortales, por obra de su Espíritu, que habita en ustedes. Por lo tanto, hermanos, no estamos sujetos al desorden egoísta del hombre, para hacer de ese desorden nuestra regla de conducta. Pues si ustedes viven de ese modo, ciertamente serán destruidos. Por el contrario, si con la ayuda del Espíritu destruyen sus malas acciones, entonces vivirán. Palabra de Dios.


ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mt 11, 25


R. Aleluya, aleluya.

Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R. Aleluya.


EVANGELIO


Soy manso y humilde de corazón.

Del santo Evangelio según san Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, Jesús exclamó: "¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien. El Padre ha puesto todas las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera". Palabra del Señor.


COMENTARIO (TEXTO Y AUDIO)




Dios no nos gana imponiendo su poder ni nos condiciona con sus sentencias, Él nos conquista con su cercanía, su ternura y con toda la fuerza de su misericordia. Como dice el salmo 147: “El Señor sana los corazones afligidos y les venda sus heridas… El Señor sostiene a los humildes y humilla a los malvados hasta el polvo”. El Señor Jesús vino, precisamente, para encarnar esa cercanía y ternura divina: “Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt. 11, 28-30). Sin este rostro cercano y misericordioso, de qué nos serviría creer en Dios. La misericordia es la síntesis de la fe cristiana, dice el Papa Francisco (cfr. M. V. 1).


Se vuelve increíble el sin fin de cargas difíciles e injustas que el ser humano puede llevar sobre sí, haciendo así una vida pesada y de sufrimiento para sí mismo y, en consecuencia, para los demás. Por ejemplo, en el campo de la fe y la moral, hay quienes viven con enormes mortificaciones en su conciencia y en su corazón a causa de una mala comprensión de la fe y, por tanto, de Dios. Llega a suceder que hay quienes llevan una mente muy escrupulosa y rigorista, al grado de que, en vez de disfrutar de Dios, viven con preocupación y aflicción por miedo desmedido de fallar. Pero, igual, al revés de estas cargas escrupulosas, hay quienes tienen una conciencia muy laxa, que su conducta libertina les lleva a una vida superficial, que con tal de conseguir sus fines se atreven a abusar de los demás. La invitación de Jesús es para todos: vengan a sentir la ternura divina, vengan a entender el verdadero descanso.


Ahora, la pretensión de Jesús no es sólo mostrarnos el rostro amoroso de Dios, sino también hacernos embajadores de dicha misericordia. “¡Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento existen en el mundo de hoy! ¡Cuántas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado!” (M. V. 15). Pero muchas de estas realidades son la consecuencia de otros corazones que se han cerrado al amor de Dios y esto les permite actuar de modo equivocado, movidos más por la ambición, la corrupción o la irresponsabilidad. Hay muchas realidades dolorosas que no deberían de ser.

El que con sus acciones u omisiones o negligencias daña a otros, es porque su corazón vive fuera del amor de Dios y, por tanto, no entiende la esencia de la vida. Ciegamente busca llenarse de lo que solo cansa y genera vacío existencial.


“No caigamos en la indiferencia que humilla, en la habitualidad que anestesia el ánimo e impide descubrir la novedad, en el cinismo que destruye. Abramos nuestros ojos para mirar la miseria del mundo” (M. V. 15). Seamos embajadores de la misericordia, de la ternura divina. Pero ninguna persona será lo suficientemente sensible, al grado de comprometerse a trabajar con firmeza para ayudar a sanar las miserias humanas, si primero no prueba la ternura del amor divino.


“Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga y yo los aliviaré”. Dónde mejor puede el ser humano encontrar el descanso y la paz, para luego poder entender y enfrentar las tareas de la vida. El corazón perturbado, el corazón lastimado por el pecado y por el vaivén de la vida, sólo en Jesús encuentra el sosiego que revitaliza y regresa la alegría de vivir.


La imagen de la carga y del yugo ligero a que se refiere Jesús, es su Cruz. No tengamos miedo de tomarla. Las demás cargas oprimen y cansan, la de Cristo fortalece. Los santos y los hombres sensatos han sido testigos de la fortaleza que da la Cruz. Ahí busquemos el alivio que tanto necesita nuestro corazón.

Pbro. Carlos Sandoval Rangel


112 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, DOMINGO DE PENTECOSTÉS, Que el Espíritu Santo nos haga resurgir PRIMERA LECTURA Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar. Del libro los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

EVANGELIO Y COMENTARIO

Solemnidad, LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR PRIMERA LECTURA Se fue elevando a la vista de sus apóstoles. Del libro los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de tod

EVANGELIO Y COMENTARIO

VI DOMINGO DE PASCUA No les llamo siervos, sino amigos PRIMERA LECTURA El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paganos. Del libro los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-4

コメント


bottom of page